239

CUPOS DISPONIBLES

CONTACTENOS EQUIPOS INSCRITOS INSCRIBETE AQUí

Tel: 2249-1836 | Cel: 7282-0273 | WhatsApp: 8345-1031

El empujón de Johnny Loría

El empujón de Johnny Loría

2004-11-28

Edición 2004 quedó definida en el trecho final en Chacarita

Puntarenas. Nada más faltaban 8,9 kilómetros para llegar al final cuando una sacudida del veterano corredor Jhonny Loría, alteró por completo la historia de la edición “quinceañera” de la carrera de relevos.

En el sector de Chacarita de Puntarenas, Johnny –quien corrió para el equipo de Café Rey–, apretó el paso y; con ese último empujón, sacó del camino a Rónald Montero (Jeans Quick Tab) para obtener el triunfo.

Durante el trecho final de la prueba entre San José y Puntarenas (112 kilómetros) Loría y el resto de sus compañeros se lograron sobreponer tras permanecer en la retaguardia durante un 90 por ciento de la competencia que este año incluyó –a modo de exhibición– la modalidad de silla de ruedas con tres atletas discapacitados (Laurens Molina, José Jiménez y Óscar Alvarenga)

La edición 2004 de esta prueba logró reunir un total de 793 corredores de todas partes del país que iniciaron el recorrido con música del mariachi Plata y el Himno Nacional.

Repunte meritorio

En principio, los hombres de Jeans Quick Tab pasaron de inmediato a la ofensiva y, sin más preámbulo, Kénneth Otárola empezó a imponer el paso en los 10 kilómetros iniciales.

La llegada al primer lugar de relevo –frente al Mall Cariari en el cruce a San Antonio de Belén–, encontró a un Otárola que en ese punto había logrado sacar una ventaja de 100 metros sobre un grupo de tres perseguidores.

En las siguientes paradas la diferencia se terminó de ensanchar para llegar casi a los dos minutos; por esa razón, antes de llegar al punto de inflexión en Chacarita la edición 15 de la prueba –que salió del Estadio Nacional y llegó al Paseo de los Turistas– parecía que iba a terminar irremediablemente en manos de Quick Tab.

Las pasadas por Grecia, Palmares, San Ramón –e incluso Esparza– mantuvo la misma tónica que auguraba un seguro vencedor en vista de que la ventaja se negaba ceder.

Mas, los papeles se modificaron por completo una vez que estuvo a la vista el relevo 12 en Chacarita. Eran las 6:5 a. m. cuando, en el capítulo que enfrentó a Loría y Montero, se empezó a despejar el camino a la meta. Sin más demora, Johnny apuró el paso con un ritmo que resultó imposible de soportar para Rónald.

En adelante, la vía quedó completamente despejada para que el corredor de Café Rey coronara la estrategia que unos cuantos kilómetros atrás empezaron a tejer otros de sus compañeros (Andrés Rizo, Miguel Vargas y Erick Quirós, entre otros) que en su haber tienen muchas horas de majar el asfalto bajo un buen clima.

La Nación | nacion.com