12

CUPOS DISPONIBLES

CONTACTENOS EQUIPOS INSCRITOS INSCRIBETE AQUí

Tel: 2249-1836 | Cel: 8387-8519 |

Exacto como un reloj

Exacto como un reloj

2000-11-26

El equipo Relojes Festina-ULatina ganó ayer la XI edición de la carrera de relevos San José-Puntarenas, con un tiempo de 5 horas 52 minutos 45 segundos, mientras que Café Rey-Cofal Fuerte ocupó la segunda posición.

La victoria fue un premio a la regularidad de los 13 miembros del plantel, que comandado por Jefry Pérez, Orlando Mora y Andrés Rizo aceleró en los momentos claves de la competencia para doblegar a sus oponentes. Rizo surcó la meta en un cierre espectacular y selló el gane de su divisa.

Un total de 780 corredores divididos en 60 equipos de 13 integrantes tomaron la partida a las 4:02 a. m. en el Estadio Nacional, bajo un frío que calaba los huesos en una capital aún adormecida.

La competencia remató en el Paseo de los Turistas en Puntarenas a las 9:54 a. m., en medio de un sol abrasador que cobijó a los atletas, exhaustos tras el esfuerzo brindado en los 108.8 kilómetros de trayecto.

Desde el arranque, la carrera fue liderada por los hombres de Café Rey-Cofal Fuerte. Martín Chinchilla, quien corrió la primera etapa, entregó la estafeta con una ventaja de más de un minuto.

Cambio de planes

Todos daban por descontado que los cafeteros se alzarían con la victoria, pues en el octavo tramo Erick Quirós aventajó a los hombres de Festina con 3:40 minutos.

Mas un descomunal esfuerzo de Guillermo Solano Carmona quebró los augurios de los entendidos y cazó a Johnny García, en el noveno relevo, para sacar la ventaja definitiva que desembocó en el triunfo.

Ronald Montero, miembro del cuerpo técnico de Festina-ULatina, dijo que nunca se dieron por vencidos a pesar de la superarioridad del rival en algunos tramos de la carrera.

"Nunca perdimos la calma. Esa fue nuestra principal virtud. El aporte de Guillermo fue extraordinario. No solo acortó la brecha que nos llevaban, sino que alcanzó al rival, lo sobrepasó y mantuvo la ventaja hasta el final".

Solano admitió que planificaron la competencia para dar la sorpresa en el epílogo. "Café Rey montó un equipo muy competitivo, pero incurrió en el error de apostarlo todo al inicio, cuando mandó a correr a gente de la clase de José Luis Molina y Erick Quirós. A mí me tocó cazar a García en el momento oportuno".

García se mostró muy dolido por el revés, que atribuyó a un error técnico. "Yo había pedido el relevo ocho, pues no me encuentro en el mejor momento. Para sorpresa me entregaron el noveno y ahí fue donde se produjo la caza. Entregué al equipo y eso me duele", se lamentó el corredor.

Luis López Róger, que cerró el relevo por Café Rey, admitió que la competencia estaba definida cuando le correspondió entrar a escena, en la etapa 10.

"Ocurrió lo lógico. Gente que no estaba en forma ni corriendo seguido no pudo sostener la competencia. Sin embargo, un segundo lugar también es muy digno", comentó López.

La Nación | nacion.com